Yo era de esos cabros chucos afanosos que hacien gigantescas construcciones de arena denominadas or el vulgo como «castillos». Los míos, eran más bien, repicas a escala del castillo Grayskull.