Ya lo decía el Chavo del 8, célebre proto-indigente vecinal que ostigaba a los pobladores de la vecindad con el fin de machetear alimento en vez de irse a lavar…