“Europeos de mierda, ¡quiero irme a mi casaaaaagh!”. En un patriótico ataque de mariconeo, chillo desaforado en la vereda de una mugrienta calle madrileña; los transeúntes ebrios me miran con…