Devoradora

mayo 14, 2010 9

Lo tomó en sus manos de inmediato. Caliente, húmedo, lustroso. Voluptuosa, se dejó hipnotizar por esa forma rígida y carnosa que palpitaba entre sus manos, intentando reprimir ese deseo indomable…