Lo acepto, no me pude resistir. Estaba yo inmerso en mis labores de negreo habitual cuando de pronto, un personaje pequeño, robusto y con cara de siciliano me dice: Viejo,…