La vida es una laberinto lleno de sorpresas. La mayoría de esas, una soberana mierda, como esta. Desde algún lugar asiático con idiomas impronunciables, viene la nueva sensación del baile…