Era un viernes como cualquier otro. Centello salía raudo de su marginal y periférica casa a las 05:30 AM para tomar el primero de los 5 transportes públicos que lo…