Siempre, pero siempre uno debe lidiar en el trabajo con los típicos conchadesumadres sin vida que se refugian en sus oficinas o puestos de trabajo para molestar a un compañero…