Terrible es tener la necesidad de trabajar, buscar empleo y no encontrarlo. Pero más espantoso aún es ser un flojo culiao, no buscar nada y aún así encontrar una pega…

“Europeos de mierda, ¡quiero irme a mi casaaaaagh!”. En un patriótico ataque de mariconeo, chillo desaforado en la vereda de una mugrienta calle madrileña; los transeúntes ebrios me miran con…