En Chile estamos claros que somos chantas. Nos enseñan desde que somos chicos a que hay que ser «vivo» y no ser hueón. Con lo últmo comulgo, ya que dejar…