“Europeos de mierda, ¡quiero irme a mi casaaaaagh!”. En un patriótico ataque de mariconeo, chillo desaforado en la vereda de una mugrienta calle madrileña; los transeúntes ebrios me miran con…

Enriqueta desea mover la patita, así que acato nomás. Estuca su caracho con medio kilo de cal para disimular los morenos rasgos picunches verse más linda, se chanta encima un…