Tu turno

julio 22, 2010 10

Terminó de saborear con su ágil lengua los últimos restos del tan anhelado coyac, como solo una experta sabe hacerlo, jugó hasta el final con el morbo y las expectativas…