Michael, te conocimos como un pequeño ratoncillo negro y sucio, bailando como un carboncito mecido por el viento al ritmo del eibici, y nos abandonas, convertido en una blanca paloma….