Ya viendo que el cáncer le comía hasta el chiquitín de Nestlé, el hiperventilado Giolito (y su combo) se dejó seducir por las fantasías de la artereoesclerosis y se rindió…