Increible. Era tercera vez en su vida que una mina se le acercaba a Centello a hablarle por iniciativa propia, y no para preguntarle la hora, pedirle plata o asaltarlo.…