El reino de Dios está plagado de estúpidos. Y sobre todo, estúpidos vivos. Como aquel gordo fracasado nerd virgen que usa poleras de Duff o alguna ecuación matemática compleja creyendo…