La vida no es justa… especialmente con los gordos y las mujeres, pero afortunádamente para ellas, siempre pueden humillar y dejar hinchadas de chele las bolas de los gordos, condenándolos…