Como todo buen Adefesio, el Sopaipilla evoluciona. Ya no contento con encandilar con sus brillos zapatillísticos y opacar hasta al más cuma de los quiltros manchados con sus pantalones «nevados»,…