Como no recordar a Tata Brown: Pesadez de anciano, gris, hediondo, escombro senil y puto lanzagases que en paz descanse. Vivía en una modesta y, porqué no decirlo, piojenta casa…