Ya lo habíamos dicho, pero nadie nos escucho… Tratamos de hacerlos tomar conciencia, pero prefirieron vivir sus vidas tercermundistas globalizadas… Quisimos ser una voz de alerta, pero nos desecharon… Finalmente…

En Brasil, además de ser buenos para las teleseries y los culos de 10 kilos y medios, son buenísimos para el celular… a tal punto que hay grupos de Axé…