Estimados lectores, he vuelto después de un fin de semana de excesos pequeño hiato a traerles alegría a sus miserables vidas, alegría patrocinada por la siempre bienvenida desgracia y/o humillación…