El Zombie Marxista participa como un ocioso buscador de información, imágenes y videos para nuestras secciones Monitos y Videos, además de colaborar en Críticas de Andateala.com

El ser humano, debe ser de las pocas especies que no contentas con la posibilidad de morir en cualquier segundo por la causa que sea, se expone gratuitamente a matarse por vocación propia.

Y qué otro lugar mas idóneo para este fin, o en su defecto para la mutilación de algun miembro o la humillación propia (y también la del malcriado retoño), que la inocente plazita de juegos infantiles. Porque no falta el huevón pelotudo, peludo y hediondo, que raja cocido y volao a las 3 a.m. en un arranque de sentido lúdico y juguetón le baja la inmadurez y le da por poner sus flácidas nalgas arriba del resbalin y tirarse con la mejor cara de ahueonado imbécil cuesta abajo por sobre la pobre estructura que se tambalea al borde del colapso gracias al exceso de parrilladas, cervezas y manflinflas del animal de mierda infantil que no se percata del pobre y triste espectáculo que esta dando.

Esto ocurre también producto del aturdimiento que produce aquella etapa de la paternidad conocida como «chochez» que rapidamente se acaba cuando al crío se le ponen peludas las bolas, le cambia la voz y te empieza a pedir plata para «ir al cine» como si uno fuese huevón y noo supiera que el cabro chuchesumadre se arma la terrible mamadera de piscola e invita a una peuca para manosearle hasta el intestino grueso.

En fin, si no fuera por la inevitable estupidez humana no tendríamos tantas alegrías a costa del sufrimiento y la humillación ajena.

Enjoy!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.